Taller Creativo de Lego

El taller de Lego llevaba tiempo generando expectación en la Lanzadera de Cartagena y no era para menos. Hoy hemos recibido la visita de Consuelo Ruíz, Facilitadora de la Metodología Lego Serious Play, que rodeada de piezas lego, nos ha lanzado a crear y a construir con esta potente herramienta.

Como primer paso, Consuelo nos ha explicado la historia de este tipo de Metodología. Surgió en Lego como consecuencia de la crisis de los noventa que afectó ampliamente a la industria juguetera (los niños abandonaban antes los juegos lúdicos y los videojuegos comenzaban a entrar en acción como otra forma de entretenimiento), por lo que Lego decidió reinventarse y ampliar su campo de acción a lo más valioso que existe: el potencial personal. ¿Cómo darle importancia al factor humano y hacérselo ver? Llegaron a la respuesta con la siguiente formulación: las piezas lego permiten pasar de un mundo en 2D a uno en 3D, uniendo las manos con la mente en una combinación creativa que convierte lo inconsciente en consciente, facilitando la comunicación entre las personas. Y así se llegó a establecer este fantástico ejercicio creativo basado en el modelo Constructivista.

La Metodología Lego y el Pensamiento Creativo que sustenta se basan en tres principios: el uso de Metáforas, el establecimiento de un Compromiso con lo construido y un Enfoque dirigido a la construcción, evitando centrarse en elementos personales que lleven a conflictos. Dentro del programa se aplican siete técnicas, practicando en el taller de hoy una de ellas: la construcción de nuestros modelos personalizados. Hemos realizado un total de cuatro Retos divididos en tres partes: se da una consigna sobre lo que se quiere construir, nos ponemos manos a la obra con nuestras elaboraciones y con canciones de fondo que marcan el tiempo y finalmente se realiza una puesta en común de nuestras creaciones. Veamos en qué consisten cada uno de ellos.

El primer reto implicaba la construcción de una torre lo más alta posible. Una vez comenzada la tarea se introduce un cambio que juega con nuestra capacidad de adaptación a los giros inesperados.

El segundo reto suponía reflejar en nuestra construcción qué nos motiva a participar día a día en nuestra Lanzadera, mientras que el tercero se basaba en el uso de la imaginación creativa. En él hemos diseñado un patinete de playa que primero se ajustaba a unas dimensiones positivas, teniendo que convertirlo posteriormente en algo totalmente negativo y opuesto a la primera representación.

Por último, el cuarto reto alude a la imaginación desafiante y par ello hemos creado un diseño de lo que pensamos será nuestra vida dentro de un año, según nuestra visión en el presente.

Ha sido una experiencia increíble participar con Consuelo en este taller, que descubre respuestas a las cuales no llegaríamos a través de métodos lineales como el lenguaje. Una mezcla de lo cognitivo, lo emocional y lo social a través del juego, que nos ha desvelado numerosos aspectos de nuestro mundo interior que posiblemente desconocíamos y que ahora se hacen visibles y conscientes.