Esto no es una despedida

 

¿Tenéis 5 minutos? Queremos contaros algo. Hace seis meses, un grupo de chic@s acudíamos a nuestra primera jornada de la Lanzadera de Empleo de Jaén 2018, en un aula del último piso de la Universidad Popular. Tod@s conocíamos a Rosa, pero no sabíamos nada del resto de compañer@s. Así que empezamos por el principio. Cada uno dijo su nombre y el de la persona que le precedía. De este modo, descubrimos que teníamos Rocíos y Jesús repetidos, y que se hacía necesario aprender a diferenciarlos, no solo por su nombre y apellido o por sus profesiones, sino porque cada lanzader@ posee una marca personal que lo distingue de cualquier otro profesional.

 

Comenzaban entonces semanas de trabajo en equipo orientadas a conocernos mejor a nosotr@s mismos: definir nuestra propuesta de valor, determinar las competencias que nos proporcionan nuestras aficiones o deshacernos de creencias que lastraban nuestro recorrido hasta conseguir aquellos que verdaderamente deseábamos. Paso a paso, dejábamos atrás las etiquetas de “enfermero”, “ingeniero”, psicólogo/a”, maestro/a”, “técnica de comercio” o ”informático” para pasar a formar parte de un equipo de personas dispuestas a ayudarse mutuamente en la búsqueda de empleo y en el proceso de autoconocimiento que requiere.

 

Han sido días de trabajo, en los que hemos tomado nota de cómo potenciar nuestras fortalezas y limar nuestras debilidades. En los que hemos mejorado nuestros currículums vítae y practicado en simulaciones de entrevista. Horas en las que participábamos en dinámicas grupales que nos servían para detectar y corregir pautas de comportamiento y actitudes. Canvas, herramientas de comunicación como los "Seis sombreros de Edward Bono" y presencia en redes sociales como Linkedin, son algunos de los aspectos que hemos abordado dentro y fuera del horario de oficina.

 

No nos cansaremos de agradecer a los profesionales que se han desplazado hasta nuestra "casa" y a los que nos han recibido en las suyas: el tiempo, la atención, los consejos y el buen trato recibidos. Tampoco olvidamos los ocasiones que hemos compartido con compañer@s pertenecientes a Lanzaderas de otras provincias andaluzas y el apoyo que hemos recibido y al que hemos correspondido.

 

Gracias a Rosa por guiarnos en este camino y enhorabuena a tod@s porque hemos sembrado para recoger en un futuro próximo.

 

Recordad que esto solo acaba de empezar.