Judith Poveda Milán

Maestra de Educación Infantil y Monitora

En búsqueda activa de empleo

Cuando me enfrenté a la pregunta que marcaría mi paso de la adolescencia a la adultez, no sabía muy bien cómo contestarla, ¿Qué quería ser? Decidí no cerrarme ninguna puerta, hacer el Bachillerato de Ciencias, y así tendría otros dos años más para pensar que quería ser.

Mientras estudiaba el bachiller, me iba haciendo la pregunta, todo el mundo a mi alrededor lo tenía claro, ellos querían ser médicos y médicas, enfermeros y enfermeras, biotecnólogos, investigadores… Todo sonaba muy bien, pero yo no sabía aún dónde encajar, sabía que me gustaban los niños, así que pensé ¿Y por qué no me hago matrona?

Debe ser genial ayudar a traer nuevas vidas al mundo. Con eso pensado, me fui a tarragona a estudiar enfermería, y fracasé estrepitosamente. Me dí cuenta que no todo era tan feliz e idílico como yo lo había imaginado, tonta de mí me involucraba demasiado y todo me afectaba muchísimo, por lo que dejé mi sueño de traer niños al mundo y decidí en su lugar, ayudar a educarlos.

Y esa decisión me marcó, desde entonces he sido feliz en los distintos ámbitos en los que podía trabajar con niños, desde monitora de cumpleaños o de ludoteca, hasta por fin dar clase en Educación Infantil. Tras dos oposiciones sin llegar a conseguir trabajar con estabilidad, decidí trabajar como Maestra de Infantil en Inglaterra.

Allí he sido muy feliz, y he conseguido ser bilingüe, pues he obtenido el Cambridge Advanced English, equivalente a un C1 en Inglés. Pero ya tenía ganas de volver a casa y, sobre todo, muchas ganas de utilizar toda mi experiencia y recursos adquiridos en el extranjero para aplicarlos en la educación de esos pequeñaj@s. Después de mi experiencia ya no me considero sólo maestra, si no más bien una guía para construir personitas.

¡Síguenos!