ELEVATOR PITCH

 

En nuestra Lanzadera seguimos a tope y después de mejorar notablemente nuestro currículum y perfeccionar nuestra comunicación verbal y no verbal en las entrevistas, nos hemos puesto las pilas para elaborar de manera individual un elevator pitch.

 

La historia de semejante nombre se remonta a los años 50, en los que las grandes multinacionales americanas crecieron a lo bestia..

 

Imaginaros un rascacielos newyorkino repleto de trabajadores y un gran gerente sentado en su sillón de piel apoyando los pies sobre la mesa, bueno, no imaginéis tanto.. sigo: sentado en su sillón, bajo el retrato de su padre Mr. Roosevelt II, escuchando a su séquito de ayudantes, ofreciéndole ideas vagas de cómo mejorar la empresa para enriquecerse sin fin y crecer hasta el cielo, atravesándolo, no solo rascándolo.. sin éxito.

Después de tanta imaginación, ese pobre gerente no da con la clave.. su multinacional es una más.. y así seguirá..

 

Mientras tanto, unos 30 pisos más abajo en la misma empresa, Mr. Smith, el trabajador que acaba de entrar en la multinacional,  lleno de ilusión, ganas, despierto y muy currante, tiene tantas buenas ideas… que de momento nadie escucha y el que las escucha se ríe y le llama soñador…

 

Hasta que por fin un día, sin saber que ese era el día (pero en esta vida hay que estar preparado para todo siempre) coinciden las altas esferas con las bajas en un viaje de ascensor..

 

Ya tenemos el ELEVATOR!! Perdón, sigo..

 

Y en ese viaje de “voy a la planta 20 y yo a la 50..”, Mr. Smith reconoce a Mr. Roosevelt III y como quien no quiere la cosa, aprovecha para contarle en ese intervalo de tiempo, unos 2 minutos:

- quién es,

- qué ha hecho y

- qué va a hacer para mejorar su empresa,

de tal forma, que llama y capta la atención del gran jefazo, éste le escucha e impresionado, le convoca a que le cuente más en su despacho!

 

¿Qué pasada no? Alucinante!!! Por supuesto la historia es una peli que sigue con Mr. Smith forrándose y Mr. Roosevelt III siendo el más rico del cementerio… pero la idea se ha seguido, no?

Se trata de explicar nuestra idea, proyecto, producto, rápida y eficientemente.

 

Nosotros, como Mr Smith, nos esforzamos muchísimo, hablamos de nosotros mismos, nuestras competencias transversales, nuestras competencias técnicas, nuestro objetivo profesional y qué podemos aportar a su empresa, y tratamos de hacerlo de forma amena, no muy lineal, con ideas claras y sencillas.

 

Por su puesto luego debemos practicarlo para que sea parte de nosotros (aún más) y podamos expresarlo captando la atención de nuestro interlocutor y consigamos calar con nuestra idea y como mínimo lograr que nos hagan una entrevista más adelante o si directamente tienen un puesto en el que encajemos, nos contraten!

 

Dejad de imaginar y a crear vuestro elevator pitch!!

 

Texto: Ana Noguera